¿Europa debe acercarse a Rusia? Un camino más inteligente - Antiimperialista

¿Europa debe acercarse a Rusia? Un camino más inteligente

Compártelo


Todos los análisis serios concluyen en que Europa ha perdido su capacidad de pensarse a si misma como una unidad independiente y sigue sumida en la dependencia de EE.UU., en forma de un patio trasero culto y decoroso, aunque al final, secundario.
Las recientes declaraciones de Angela Merkel, la influyente Canciller alemana, respecto a que en EE.UU. no se puede confiar para que proteja a Europa, por lo cual se debe tomar en sus propias manos este destino, indica un cambio interesante en el enfoque internacional y diplomático.
Si se une a otra idea fundamental, al plantear que ello es un desafío para el futuro, la tendencia es inquietante y a la vez ofrece grandes posibilidades.
Como se sabe, dos elementos que unen Europa a EE.UU. son: uno, la artificial guerra creada contra “Rusia y sus aliados”, la que se encuentra en el imaginario mediático todos los días donde seres grises están planeando desde un oscuro sótano como destruir el continente y apoderarse del mundo occidental. El otro aspecto es una economía capitalista con crisis recurrentes.
Sin embargo, la presunta amenaza rusa es exactamente lo contrario, pues el mercado de armas se ha incrementado a niveles increíbles para contrarrestar lo supuesto, poniendo a varias naciones fronterizas en la mira de una posible guerra, mientras USA se encuentra a miles de kilómetros, protegida y sin temor alguno verdaderamente. En ese sentido, preferentemente los gobiernos M (May-Macron-Merkel), han puesto en riesgo la seguridad de sus conciudadanos sin existir motivo real, seguro, probado. El caso Skripal ratifica el error de aceptar acciones unilaterales que afectan la estabilidad planetaria.
Merkel tendrá que analizar con lógica y pruebas consistentes si los países alternativos constituyen una amenaza, pues ha asegurado que Washington no es capaz de defender al Viejo Continente de los conflictos mundiales, algunos de los cuales tienen lugar "a las puertas" de Europa. Si se refiere a las migraciones, entre otras, deberá utilizar la inteligencia y la historia próxima para entenderlas.
Como se sabe, Libia era un país estable, rico, próspero, que producto de la intervención de la OTAN dirigida por el Pentágono, acompañada de Francia, Gran Bretaña, Alemania y otros, asesinó a su líder reconocido, Muamar Gadafi, y sumió a la nación en un territorio de caos total, lo que produjo una movilización inmensa copando las fronteras. Los grupos terroristas, especialmente Daesh (Estado Islámico) y Al Qaeda, originados y financiados por la Corporatocracia, asolan Siria, Irak, Afganistán, haciendo responsable de estos inmensos procesos de desarraigo a dicho organismo.
Europa se ha perjudicado notablemente en su imagen de libertad que ha intentado mantener, la cual ha sido destruida por su apoyo a Arabia Saudita en el genocidio de Yemen y las otras acciones ilegales como el bombardeo a Damasco y Homs. Así mismo, se ha visto perjudicada por las sanciones estadounidense a Rusia, complementadas al salir Donald Trump del Pacto Nuclear. Lo anterior confirma, hasta ahora, una Comunidad que sigue de modo inclinado lo que le digan desde el continente americano, pese a sus pérdidas diplomáticas, sociales y monetarias.
Cabe destacar que Irán y la Unión Europea (UE) han fortalecido sus relaciones económicas tras la firma del acuerdo nuclear, cuya cantidad casi se ha triplicado entre 2015 y 2017. Por tanto, la polémica decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reanudar sanciones anti iraníes y llamar a empresas extranjeras a salir del país persa, perjudicará más a Europa que al propio Washington, cuyo valor de intercambio con Irán en 2017 fue solo de 201 millones de dólares. Esto pondrá a transnacionales en conflicto con el gobierno estadounidense y su maquinaria comercial que desea ventajas por sobre los competidores, en una clara política desigual. La gigante petrolera anglo holandesa Royal Dutch Shell, por ejemplo, quedaría con sus esfuerzos truncados de volver al país persa con las nuevas y duras sanciones impuestas.
Cabe a los signatarios occidentales del Pacto Nuclear fijar con seguridad su posición sobre Irán, no dejarse manipular y mirar que, con otras naciones diferentes, diversas, hay múltiples oportunidades económicas y de relación cultural cercana. Abrir una puerta a la Federación Rusa puede entregar llaves para un nuevo proceso histórico de concertación.
Estudiar con espíritu científico e histórico cuáles son las verdaderas naciones que amenazan la paz mundial es un ejercicio definitivo, conduciendo a una mirada más objetiva y desprovista de prejuicios que la guerra mediática ampara sin interferencia crítica. Ello podría conducir a diálogos serenos y menos agresión hacia lo diverso, aunque proactivo y pleno de opciones.
Puede ser que el camino para la liberación de Europa del yugo estadounidense esté iniciando un tibio recorrido y los análisis conduzcan a una lógica inteligente: quien está separado del gobierno Trump tiene muchas más oportunidades en su desarrollo integral que bajo la mirada inquisidora del “patrón”.

Iniciar un camino de acercamiento más firme y solidario con naciones soberanas en desarrollo no dependiente, da la opción de crear un mundo más seguro, libre de terrorismo infiltrado por agencias del temor, propiciando un nuevo oxígeno de esperanza al mundo, superando los límites absurdos, egoístas, a su deseo liberador, de paz y concordia internacional.

Carlos Santa María
Carlos Santa María es Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, profesor universitario, columnista de varios medios nacionales e internacionales y ha escrito dieciséis libros en el campo humano, político y pedagógico.
https://www.hispantv.com/noticias/opinion/376862/rusia-eeuu-merkel-otan-trump-tensiones

Antiimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Pages