Del canibalismo serio a los derechos vegetarianos - Antiimperialista

Titulares

sábado, 12 de agosto de 2017

Del canibalismo serio a los derechos vegetarianos




por Alfredo Grande, (APe)/ Resumen Latinoamericano/10 Agosto 2017

En una histórica definición, el General Perón, aún despojado de sus honores militares, dijo: “soy un león herbívoro”. Paradoja que es la marca registrada de la cultura represora. León, o sea, el rey de varias selvas. Herbívoro, o sea: dieta a predomino de perejiles. Una generación tuvo en la masacre de Ezeiza la marca indeleble de la más cruel y humillante de las traiciones. Luche y vuelve se transformó en “volvió y asesinó”. Obviamente, desde el poder del Estado. Lo cual simplemente ratifica que cuando el Estado sale a matar se hace llamar Patria. En los 70, fue la Patria Peronista. Fue el hecho maldito de lo que John William Cooke había definido como el hecho maldito del país burgués.

Esperando a mis 70 y añorando las luchas de los 60 y 70, creo que no hubo catástrofe política y cultural análoga. Hubo otras masacres. Y no pocas. Pero todas perpetradas por los enemigos de la clase obrera. En el nombre de revoluciones libertadoras, restauraciones conservadoras, revoluciones argentinas, procesos de reorganización nacional.

Los fraudes de todo tipo, incluso los patrióticos. Porque para la derecha y el fascismo la idea de patria siempre ha sido funcional y necesaria. Nación, institucionalidad, gobernabilidad, también tienen su cuota parte en la cobertura mediática de las minorías saqueadoras, asesinas y ladronas. Pero la idea de Patria es el top ten, la “primum inter pares”. La suprema. El fusil y la bandera. La cruz y la espada. Nada de asambleas constituyentes. Nada de constituyentes sociales.

La Patria es el otro. ¿Cualquier Otro? La patria soy yo. La patria es la tradición, la familia y la propiedad. Privada, se entiende. La propiedad social es una herejía de los rojos. Haga Patria. Mate un judío. Un negro. Un comunista. Un trosko. Un peroncho. Una puta. Un mapuche. Un wichi. Un villero. Una trava. Algún puto. Pero haga Patria. Entonces para que la Patria se vista de seda, las urnas son necesarias. Obligatoriamente necesarias. Santiago Maldonado no podrá votar. Ninguna votación es perfecta. Las mujeres secuestradas por la industria mixta privada-estatal que algunos denominan “la trata”, tampoco podrán votar. Ni podrán enterarse en sus mazmorras que afuera de sus cadenas hay democracia. Las elecciones son la fiesta de todos. Las desPASITO quizá no convoquen a la pasión de las multitudes, pero es mejor un piquito que nada. Para despuntar el vicio.

Las gargantas profundas se van preparando para el gran tazón de 2019. Por ahora, una picadita para entretener al estómago institucional. Y para seguir con entretenimiento: “La convicción de que una mujer se embaraza para cobrar 1.246 pesos, no responde únicamente a un mero dicho mediático. Encierra el poder, y la más descarnada expresión del aniquilamiento del otro, en lo económico, en la dominancia de género. Y desde luego en lo elemental y cultural, por miedo a perder el plato bajo sus pies”. Certera reflexión de Ignacio Pizzo en su artículo Propiedad Privada y Estatal de Vientres. Pero en todo caso, si así fuera: ¿a quien acusa esa conducta? ¿A la que se embaraza o a un Estado Terrorista que explota a los pobres para extraer plusvalía de sus cuerpos sufrientes?

El hambre sigue siendo un crimen en nuestra Patria Exportadora. El asesinato más cobarde, más cínico, más impune, más repugnante. Asesinar por hambre. Miserables caballeros los que organizan ese genocidio. Pero el voto es sagrado. Obligatorio. El César se lava las manos y de paso los pies, porque permite que la ciudadanía se exprese libremente. Siempre que sea individualmente, anónimamente, reglamentariamente, civilmente. De casa a la urna y de la urna a casa. No importa a que casa. Puede ser una amueblada, un piso en una torre del Puerto Madero o una casilla alquilada en una villa. La elección es un viaje de ida y vuelta.

Las urnas no dan mensajes: apenas emiten débiles quejidos. Ningún escarmiento tronará desde las urnas. Por eso fue necesaria la Alianza Anticomunista Argentina, que pasara a la historia de las masacres como la Triple A. Las urnas habían plebiscitado a la Patria Socialista. Décadas de resistencia peronista, radical, socialista, comunista, juntos o separados, pero nunca enfrentados, fueron la forja de la más alta conciencia política que se viera al menos desde 1945.

“¡Se van, se van y nunca volverán!” cantaban los jóvenes maravillosos de la juventud maravillosa a los carniceros de la revolución argentina: Onganía, Levingston, Lanusse. Pero volvieron. Y arrasaron a los mejores. Y a las mejores. El asesinato del padre Carlos Mugica quizá sea el emblema de la bestialidad del peronismo de derecha encaramado en el poder del Estado.

En la Red contra la Violencia Institucional leemos: “Hoy acompañé en Tribunales de Lomas de Zamora a Claudio Castro, quien al igual que su hermano Danilo Castro y Matías Cerón fueron víctimas de una causa armada por la policía bonaerense. Escuchar a quienes eran los principales testigos daba cuenta de lo grosero del armado y del sufrimiento innecesario al que han estado expuestos vilmente los acusados y por ende sus respectivos seres queridos”. La inseguridad tiene gorra. Las causas armadas son la actualidad de ese rostro sanguinario de usar a las fuerzas de seguridad como ejército de ocupación, exterminio, saqueo, tortura y muerte.

La democracia no está tutelada. No está vigilada. No está corrompida. La democracia ha vendido su alma popular a todos los diablos. Peor. La ha regalado. Ha dejado cuerpos sin alma, sin deseos, sin espíritu. Zombis que necesitan de twitter, facebook, instagram, para creer que aún siguen vivos. La democracia es un caníbal que nos promete los beneficios de las dietas vegetarianas. Pero en los momentos en que cierta lucidez me habita, pienso que enfrentar a esta democracia requiere pensarla como una “dictadura de la burguesía”. Más dicta blanda o más dicta dura con tortura. Y si de votar se trata, que solamente sea una táctica, sin beneficio de inventario. Apenas una luz cegadora en un día soleado.


La estrategia es volver a inventar lo inventado. Volver a pensar lo pensado. Volver a luchar lo luchado. Volver pero sin la frente marchita. Volver como estrategia revolucionaria. No como jingle para que aquellos y aquellas que les abrieron las tranqueras a estas bestias, disfruten de impunidad política. Que haya peores no le da a nadie patente de bueno. Y nadie tendrá que perdonarnos, porque siempre sabremos lo que hacemos.


http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/08/12/argentina-del-canibalismo-serio-a-los-derechos-vegetarianos/


Antiimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario