Titulares

lunes, 31 de julio de 2017

Nada es tan fácil como parece en la lucha antiterrorista



Por Pedro Garcia Hernandez

Damasco, 30 jul (PL) En el 2013, cuando la guerra impuesta a Siria alcanzaba altos niveles, el presidente Bashar Al Assad advertía que una intervención en el país, aún indirecta, sería similar a un terremoto que generaría multitud de réplicas.

Los años del terrible drama que vive esta nación del Levante le ha dado toda la razón y nada es tan fácil como parece en la lucha contra el terrorismo, estimulado y respaldado desde el exterior por el poder de los petrodólares en manos de los hacedores del espanto.

Desde el 2011, las provocaciones y acciones en pro de una guerra civil generalizada intentaron reproducir la Primavera Arabe de manera indirecta y directa, y Estados Unidos, las antiguas metrópolis coloniales y los regímenes autocráticos del Medio Oriente, se lanzaron despiadadamente sobre Siria.

'Matar al Assad' fue una consigna esgrimida hasta límites diabólicos, extendida como tentáculos hacia la exacerbación de las bases confesionales, diferencias étnicas y sociales con el objetivo de destruir el secularismo y la laicicidad en Siria que limitaba el extremismo.

El terremoto, las réplicas, fueron y son una realidad innegable que involucra de una u otra manera a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y por carambola insensata como en el juego del billar, a los servicios de inteligencia occidentales y su más activo colaborador en la región: el Mossad del régimen de Israel.

A la luz de algo más de seis años de guerra impuesta, los hacedores del mortal juego de la guerra impuesta, han cambiado de retóricas y prácticas fanáticas y satanizadoras porque la firmeza y la tenacidad de Siria los obliga en el terreno militar y diplomático con un respaldo objetivo y sincero de Rusia, Irán y el movimiento de resistencia libanés Hezbolá, entre otros.

La crisis entre Arabia Saudita y Qatar, las disputas en el seno de la Liga Arabe y su incompetencia para dilucidar cualquier conflicto, se unen al débil accionar de Naciones Unidas y no avizora con certeza, un frente común contra el terrorismo o un cambio esperanzador para lograr la paz.

Resulta por tanto poco creìble que la decisión del presidente estadounidense Donald Trump para cesar el respaldo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), a los extremistas armados, tenga en el presente o en un futuro cercano, algún logro realista.

La realidad de los hechos ha fortalecido a Siria, a sus aliados pero de ahí a la derrota de los grupos terroristas hay un trecho difícil y complejo luego del empleo de una estructura logística, financiera y de todo tipo organizada desde los centros de inteligencia occidentales, respaldada por los intereses económicos de las transnacionales y el manejo de miles de millones de dólares.

Tanto el Estado Islámico, Daésh por su acrónimo en árabe como el Frente para la Conquista del Levante, otrora Al Nusra, - principales organizaciones terroristas-no son autónomos y sus cabecillas, en lo fundamental, fueron preparados para destruir Siria, independientemente de creencias religiosas y la perfidia en utilizar al Islam como algo ajeno a la política.

El propio presidente Al Assad ha señalado con clara precisión que 'la política no depende del amor o el odio, sino de los intereses' y esas dos 'asociaciones' terroristas fueron creadas e impulsadas parea defender más que los suyos, los de otros en medio del caos y la división.

Miles de integrantes de las organizaciones de extremistas armados siguen recibiendo armas, hombres y financiamiento, aún cuando la desinformación al respecto impere en los medios de comunicación internacionales y 'avistados tanques pensantes'especulen sobre la 'disminución' de sus capacidades combativas o de otro tipo.

Por tanto, nada es tan fácil como parece si se toma en cuenta que desarticular ese entramado que propició en su momento el trasiego de 28 mil toneladas de armas a territorio sirio y de miles de hombres con pasaportes falsos y dinero en abundancia, pueda ser posible.

Los 'padres' del Daesh o el antiguo Al Nusra, por señalar a los más significativos, no dejarán a 'sus hijos bastardos' desamparados, aún cuando cambien algunas reglas y métodos más retóricos que objetivos. El tigre se agazapa pero está listo para saltar sobre su presa en medio de un mundo donde el caos lo propicie.

mem/pgh

http://prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=104511&SEO=nada-es-tan-facil-como-parece-en-la-lucha-antiterrorista


Antiimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Telesur


En Vivo

Muertes en Irak

Iraq Deaths Estimator

Paraguay

Perú

Honduras

Panamá

Archivo

Compartir

Compartir
Libro

Mini Biblioteca

México

Guatemala

Puerto Rico

Turquía

Vistas a la página totales

RT

Colombia

España

Nicaragua

Aclaración

La publicación de este blog es sin fines de lucro, las imagenes que se colocan en las noticias son bajadas de las plataformas de búsqueda de internet, si alguna vez ve en esta pagina una imagen o archivo de su propiedad escribame para removerla de inmediato.

Cuba

Precio del Petróleo