Titulares

jueves, 20 de julio de 2017

Irak. Cayó la ciudad de Mosul en Irak, pero yihadismo aún resiste en Siria



Resumen Latinoamericano/ La Arena/ 20 de julio de 2017.-

No hay certezas de que el califa Al Baghdadi haya muerto.

La segunda ciudad en importancia de Irak, Mosul, fue recuperada de manos de los yihadistas de ISIS. Aunque muy debilitados, éstos tienen aún algunas posiciones en Irak y sobre todo en Siria. La derrota total va a llevar algún tiempo más.

Por Emilio Marin.
En junio de 2014 la ofensiva del ISIS o Estado Islámico (acrónimo Daesh en árabe) tomó con facilidad Mosul en el norte de Irak, la segunda en importancia del país. Las tropas del primer ministro iraquí Haidar al-Abadi huyeron vergonzosamente, sin presentar batalla.
Fue así que el 29 de junio de ese año, en la mezquita Al-Nouri de Mosul, el jefe del ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, proclamó un califato o reinado en esa zona de Irak y parte de la vecina Siria donde también habían ganado territorio.
En ese tiempo de auge del yihadismo, 2014 y 2015, la organización terrorista disfrazada de islámica llegó a dominar un territorio de 108.000 km2 con una población de ocho millones de personas.
Con la toma de Mosul, habitada sobre todo por kurdos y sunnitas, Al Baghdadi tuvo una carta de presentación muy atractiva para el reclutamiento. Aparte de la población de esas regiones, llegaban personas de otros países árabes y también de Europa y Estados Unidos para enrolarse bajo el pabellón negro del califato.
Después empezó su declinación, por múltiples causas.
Probablemente la principal fue que el presidente sirio Basher Al Assad le presentó batalla y contó con ayuda política y militar de Rusia, con aviones y pilotos, de Irán y sus Guardianes de la Revolución y del Hezbollah libanés.
El gobierno sirio recuperó la ciudad de Aleppo y otras ciudades tras dura lucha. Además de las bajas infligidas al ISIS, su presidente contribuyó a quitar la careta a esta fuerza que EE.UU., la Unión Europea, Arabia Saudita, Turquía e Israel alimentaban directa o indirectamente. Al Assad repitió mil veces que con el nombre de ISIS, Al Qaeda, Brigada Al Nusra o el que fuera, eran organizaciones terroristas. El mito de la “oposición democrática siria” quedó al desnudo. Ayudó la realidad, porque Libia ilustraba el futuro que aguardaba a Siria, tras un operativo de injerencia militar de la OTAN, en otro episodio de la “primavera árabe”.
Otro elemento que le jugó en contra al califato fue que en Irak se mantuvo el gobierno del chiíta Haidar al-Abadi y comenzó su recuperación de Mosul. Contó con un doble apoyo, contradictorio: de un lado el gobierno también chiíta de Irán, de Hasan Rohani, y del otro de Washington y su coalición, que habían tomado distancias del ISIS, al que inicialmente amamantaron y armaron.
Ambas patas del ISIS empezaron a recortarse y a sentir que se le movía la tierra, tanto en Siria como en Irak.
El tercer factor que aceleró su decadencia fue el desprestigio mundial por sus salvajadas contra “los infieles”. Asesinatos en las zonas de dominio, vendidas las mujeres, extranjeros degollados con profusa filmación y propaganda mundial, atentados terroristas reivindicados en ciudades europeas, suicidas detonándose en Damasco y Bagdad, etc. Así fue quedando en claro para el mundo la gran verdad de Al Assad: eran terroristas yihadistas, invocaban el Islam pero lo ofendían.

Cayó Mosul.

La recuperación de la ciudad comenzó el 17 de octubre de 2016 y terminó con la reconquista el 9 de julio del corriente año, casi nueve meses de lucha. Además de la pelea en tierra, el gobierno de Irak tuvo el acompañamiento aéreo de la coalición integrada por EE.UU. y otros países, que bombardeó sistemáticamente Mosul. Acá se descubren los dobles valores de las agencias internacionales y organismos humanitarios como Human Rights Watch y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Londres. Cuando las fuerzas de Al Assad y aviones rusos bombardeaban objetivos de Aleppo, eran acusadas de provocar ingentes pérdidas civiles, además de los inventos de utilización de armas químicas (que el gobierno entregó al control internacional en 2012).
En cambio cuando los aviones norteamericanos hacían en mayor grado destrucción en Mosul, ciudad que vio el éxodo de 900.000 pobladores sobre un total de 1.5 millón, esas quejas y denuncias se omitían; antes bien, se saludaban los avances hacia la reconquista.
El 10 de julio pasado el premier Al Abadi fue a Mosul para celebrar la victoria. Uno de los datos que confirmaron ese resultado fue que el ISIS hizo volar la mezquita Al-Nouri, la misma desde donde Al Baghdadi había proclamado el califato en 2014. Prefirieron hacerla añicos como a otras reliquias de la cultura en Palmira (Siria), antes que permitir que cayeran en manos de “infieles”.
Se supone que el remanente de los derrotados podría reagruparse en la provincia iraquí de Al Anbar, de mayoría sunnita, donde más se resistió a la invasión norteamericana de 2003. Otra parte de los que huyen procurará llegar a zonas de siria donde aún tienen alguna base, como Raqqa,
La situación de Irak evolucionará bien o mal según como el gobierno de Al Abadi pueda resolver varios temas políticos. Uno es la relación entre los sectores sunnitas, chiítas y kurdos, que generalmente han tenido tiranteces. En estas semanas poblaciones sunnitas denunciaron que las milicias chiítas pro gubernamentales los habían maltratado igual o peor que el ISIS en Mosul. El gobierno prometió poner coto a esos atropellos. ¿Lo hará? Otro tanto con los kurdos, una nacionalidad casi siempre destratada en el norte de Irak, aunque por cierto en Turquía se la trata muchísimo peor. Esta fue la causa de base de la guerrilla organizada por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán.
El otro problemón del premier iraquí es qué pasará con los militares norteamericanos y aliados, una vez recuperada Mosul. Si permanecen en el país, aún cuando no tengan el número de la invasión de 2003 de George W. Bush, serán un factor de desestabilización e injerencia en los asuntos de Irak. Su embajada y sus bases militares serán otro poder real en competencia con el gobierno oficial.

¿Vivo o muerto?

Más de un año antes de la caída de Mosul, se perdió el rastro de Al Baghdadi. Se mudó en secreto dejando la instrucción de defender a Mosul hasta el final y hacer correr ríos de sangre de sus enemigos. Podría haberse trasladado a Siria, buscando hacerse fuerte en Raqqa, la otra pata de su proyecto mesiánico.
En territorio sirio la guerra la venía ganando el gobierno de Al Assad. Y el 28 de mayo pasado la aviación rusa, que colabora con aquél, bombardeó posiciones de los terroristas en base a información obtenida con drones. Y según el Ministerio de Defensa ruso, en ese bombardeo habrían eliminado a Al Baghdadi y muchos otros altos mandos de la organización, que estaban reunidos al momento del bombardeo.
Esa información la dio Moscú el 16 de junio pasado, en coincidencia de la cancillería de Serguéi Lavrov y Defensa, de Serguéi Shoigú. Además del número 1 criminal, el comunicado del Ministerio de Defensa ruso aseguró que entre los abatidos estaba el llamado “emir de Al Raqqa”, el jefe del servicio de seguridad del Estado Islámico.
Otra fuente caracterizada por su oposición a Al Assad y Putin, como el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, confirmó el 11 de julio pasado que según sus fuentes islamistas en la provincia siria de Deir Azzor, Al Baghdadi había sido abatido.
Sin embargo, para otros gobiernos tal muerte no se habría producido. La niegan nucleamientos kurdos que actúan en el norte de Siria. Y nadie reclamó la recompensa de 25 millones de dólares ofrecida por el Pentágono para quien diera la pista de llegada al jefe terrorista.
También en este punto de las incógnitas sobre si vive o no, el califa de origen iraquí nacido hace 45 años en Samarra se parece al tristemente célebre, el saudí Osama bin Laden, muerto por tropas especiales norteamericanas en mayo de 2011 en Pakistán.
Aún cuando fuera verídica su desaparición, a Damasco y sus aliados de Moscú, Irán y el Líbano, le restaría mucho trabajo para derrotar completamente al remanente del ISIS y a los que se disimulan como “rebeldes moderados” con cobertura de Washington, Bruselas, Ankara, Ryad y Tel Aviv. Esos terroristas aún mantienen fuerza en Raqqa y Deir Azzor, y alguna capacidad de perpetrar acciones criminales en Damasco.
Ese es un problema a resolver. El otro, que subsistirá aún cuando se solucione aquél, es que EE.UU. y su coalición internacional están bombardeando Raqqa sin autorización siria. Y allí sostienen a la Fuerza Democrática Siria (FDS), presentada como “oposición”.
Esa oposición dejó su silla vacía en las conversaciones de paz en Astaná, Kazajistán.
También en el norte actúa el gobierno turco, hoy contra el ISIS pero tratándose de Recep Erdogan nunca se sabe porque, como Barack Obama y los republicanos de EE.UU., fue financista y socio del ISIS. A propósito, una nota del 18 de julio en Prensa Latina del corresponsal en Siria, Pedro García Hernández, recuerda que “Al Baghdadi fue localizado en el 2013 en la provincia siria de Idleb, donde participó en un encuentro con el senador estadounidense John Mc Cain y otros cabecillas del entonces Frente al Nusra y el Ejército Libre sirio”.
Para Siria liquidar el terrorismo en Raqqa es una parte fundamental de la paz, pero la paz completa aún no habrá llegado. La intromisión norteamericana, europea, turca, saudita y sionista, en tiempos de Donald Trump, querrá seguir amargándole la vida.





imagen archivo 

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/07/20/irak-cayo-la-ciudad-de-mosul-en-irak-pero-yihadismo-aun-resiste-en-siria/

Antiimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Telesur


En Vivo

Muertes en Irak

Iraq Deaths Estimator

Paraguay

Perú

Honduras

Panamá

Archivo

Compartir

Compartir
Libro

Mini Biblioteca

México

Guatemala

Puerto Rico

Turquía

Vistas a la página totales

RT

Colombia

España

Nicaragua

Aclaración

La publicación de este blog es sin fines de lucro, las imagenes que se colocan en las noticias son bajadas de las plataformas de búsqueda de internet, si alguna vez ve en esta pagina una imagen o archivo de su propiedad escribame para removerla de inmediato.

Cuba

Precio del Petróleo