Un orgullo fagocitado por el capitalismo - Antiimperialista

Titulares

jueves, 29 de junio de 2017

Un orgullo fagocitado por el capitalismo



El Salmón Contracorriente

El problema es que el capitalismo no es incluyente, sino al revés, excluye a todas aquellas personas que no tiendan al consumo masivo. Una reivindicación como el Orgullo debería estar profundamente ligada a otras luchas. El Orgullo se ha convertido en un producto de consumo. Es como ir a un Zara, da igual a la ciudad a la que se vaya porque todos son iguales, vacíos de toda la personalidad y fabricados en serie.

En vísperas del World Pride en Madrid, que dejará jugosos beneficios en las arcas de los empresarios – especialmente los gaympresarios madrileños – en otras partes del Estado ya hemos tenido la oportunidad de asistir a lo que este año ya oficialmente se ha convertido en la fiesta del capitalismo en el mes de junio.


En mi caso he podido hacerlo en Andalucía. La experiencia ha sido más que aterradora, al comprobar que se ha utilizado este evento de una manera muy clara para el beneficio particular, olvidando por completo su carácter reivindicativo. Por ejemplo, el merchandising (gorros, banderas, abanicos…) – excesivo para mi gusto– era vendido en su mayoría por personas extranjeras latinoamericanas mientras se oía de fondo temas musicales de dudoso tinte reivindicativo. Todo ello daba una apariencia de concierto de cualquier artista ídolo adolescente. Los bares, barrocamente decorados con las banderas arcoíris completaban la escenografía.

No solo esta celebración ha sido utilizada por los empresarios, fundamentalmente los LGTBI, para su beneficio económico, sino que también algunos partidos políticos la han aprovechado para vender su supuesta tolerancia a las personas LGTBI. En particular, PSOE y Ciudadanos en este caso eran los que estaban presentes. No hay que olvidar que el partido naranja ha ido a unas elecciones europeas en coalición con un partido de extrema derecha o que el propio Albert Rivera afirmó que llamar matrimonio a las uniones entre personas del mismo sexo generaba “tensiones innecesarias y evitables”.

Una evidencia clara de que el Orgullo ha sido completamente imbuido por el capitalismo es la presencia de la artista y galerista Topacio Fresh en Sevilla dando el pregón. Un discurso completamente vacío de contenido reivindicativo y con total ausencia de alusiones a personas LGTBI pertenecientes a otras minorías, que son las que encuentran un grado de opresión mayor (extranjeras, refugiadas, habitantes del mundo rural…). Una de las frases que más me impactaron y que, en mi opinión, refleja bastante la falta de cualquier mínimo atisbo de reivindicación y tacto fue la pronunciada por la presentadora del evento del pregón en Sevilla, quien en un momento dado, dirigiéndose a Topacio Fresh le soltó sin sonrojarse “¿se puede ser más rubia y más Barbie?”.El Orgullo olvida a los no jóvenes

En una fiesta donde la media de edad no llegaba a los 25 años uno se pregunta dónde están las LGTBI de más edad, dónde quedan esas personas que han vivido el franquismo y la transición donde seguían siendo represaliados. ¿Cuánto nos estamos perdiendo por no escuchar a estas personas, por no aprender de sus experiencias? ¿No se merecerían que se les escuchase y se les incluyera?

El problema es que el capitalismo no es incluyente, sino al revés, excluye a todas aquellas personas que no tiendan al consumo masivo, y eso suele ser inversamente proporcional a la edad y la capacidad crítica.El Orgullo olvida al mundo rural

Otra de las características del capitalismo es que se centra en el mundo urbano y olvida a las zonas rurales, donde sus habitantes tienen mucho menor acceso al consumo. Eso mismo ha hecho el Orgullo. A las personas organizadoras del Orgullo se les olvida que todavía hay muchas personas LGTBI que viven en zonas rurales, en pueblos pequeños donde a día de hoy salir del armario es un acto de valentía.El Orgullo olvida a las extranjeras y refugiadas

Uno de los motivos que puede alegar una extranjera para pedir el asilo es por orientación sexual. Sin embargo, en la práctica es muy raro que el Estado Español los conceda. El silencio en el Orgullo en relación a este tema les hace cómplices. No hay que olvidar que los diferentes Orgullos están patrocinados en su mayoría por los respectivos ayuntamientos, en gran medida gobernados por PP, PSOE o Ciudadanos. El silencio no es gratuito.El Orgullo olvida al resto de las luchas

Una reivindicación como el Orgullo debería estar profundamente ligada a otras luchas. Por ejemplo, los recortes en sanidad afectan directamente a la distribución de los fármacos contra el VIH, especialmente en el caso de las personas en situación irregular, o también a la dotación presupuestaria de la prevención de las ETS, algunas de ellas en claro incremento en los últimos años.

Los cambios en la educación también afectan directamente a las LGTBI. Por ejemplo, la eliminación de Educación para la Ciudadanía ha supuesto la desaparición de una asignatura en la que se promovían valores como el respeto a la diversidad cultural o sexual.

El feminismo, el ecologismo o las luchas obreras son otros ámbitos a los que el Orgullo ha dejado de lado. No hay que olvidar que la persona LGTBIfoba suele ser también machista, racista, especista y con poco o nulo respeto por el entorno natural.El Orgullo, un producto de consumo más

El Orgullo se ha convertido en un producto de consumo. Es como ir a un Zara, da igual a la ciudad a la que se vaya porque todos son iguales, vacíos de toda la personalidad y fabricados en serie. De hecho, la propia Topacio Fresh dijo en su pregón de Sevilla que tenía previstos muchos más pregones en otros municipios del Estado Español. ¿Acaso es igual la situación de las LGTBI en Andalucía que en Madrid o Canarias? ¿No debería el Orgullo atender a las especificidades de cada lugar?

Lejos de convertirse poco a poco en un Orgullo inclusivo, se ha convertido en una celebración cuya mayor justificación es el dinero que dejará en las ciudades (aunque en realidad los beneficios son fundamentalmente para los empresarios), como si éste se tratara de una feria cualquiera destinada a vender cualquier producto. Lo terrorífico es que las personas LGTBI se han convertido en un producto. No se les quiere o respeta, sino que lo único que importa es si tienen capacidad de consumo. El eslogan del World Pride es “ames a quien ames, Madrid te quiere”. Este eslogan podría ser reformulado así: “ames a quien ames, Madrid te quiere, solo si puedes pagártelo”.Orgullo crítico

Como en los últimos años, en Madrid no faltará un Orgullo Crítico “combativo, anticapitalista, sin partidos, transfeminista y autogestionado”, como así lo definen los carteles que se han distribuido para la manifestación del 28J. En el manifiesto de 2017 resaltan que “mientras que el orgullo oficial nos propone “viva la vida”, las personas migrantes mueren en el mediterráneo, y otras son deshauciadas, pierden su empleo o son represaliadas por luchar”, y rechazan el modelo LGTBI dominante denunciando “la utilización capitalista y heteropatriarcal de nuestras disidencias, y cuestionamos un modelo como el de Chueca, donde el dinero y el ocio se venden como referentes de nuestra liberación”. Mientras que en World Pride son los gaympresarios quienes adquieren un papel relevante en la organización, en el Orgullo Crítico las decisiones se toman de forma horizontal y asamblearia.




Así, Madrid, envuelta completamente en la bandera arcoíris, será tomada por miles de personas. Se venderá la supuesta tolerancia, cuando la realidad nos dice que hay una agresión homófoba cada dos días, en un ejercicio de pinkwashing difícilmente igualable. Sin embargo, la instrumentalización de las luchas LGTBI no habría tenido lugar sin la complicidad de las propias personas LGTBI, y esta complicidad no solo no ha disminuido, sino que ha ido claramente en aumento en los últimos años. El tiempo dirá si en algún momento se tomará conciencia de ello o, por el contrario, el capitalismo acabe por fagocitar por completo no solo el Orgullo, sino todos y cada uno de los momentos de cada persona LGTBI.




https://www.rebelion.org/noticia.php?id=228530

Antiimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario