Titulares

martes, 20 de junio de 2017

Marxismo. Entrevista con el economista británico Michael Roberts



Resumen Latinoamericano / Hemisferio Izquierdo / 20 de junio de 2017

“En esta depresión, el crecimiento del comercio mundial cayó y el período de ‘globalización’ bajo el control militar y político de los EEUU terminó”

Hemisferio izquierdo (HI): Tal parece que la economía capitalista global se encuentra en crisis, por momentos manifiesta, por momentos latente. La enorme masa de capital ficticio y las cada vez mayores tensiones geopolíticas son un indicador de ello. ¿Cuál es la naturaleza de la actual etapa capitalista y en qué medida la noción de crisis general es capaz de explicarla?

Michael Roberts (MR): Como he argumentado en mi libro, La Larga Depresión, la economía capitalista mundial está en una depresión económica. Con esto quiero decir que el capitalismo nunca desarrolla las fuerzas productivas del trabajo y la naturaleza de una manera suave. El capitalismo está sujeto a ciclos regulares de auge y declive con trabajadores arrojados al vertedero del desempleo, mientras que las fábricas y las empresas se liquidan (más o menos cada diez años) para restablecer la rentabilidad de los capitalistas supervivientes.

Pero cada 60-70 años más o menos, parece que el capitalismo puede caer en un declive profundo del que no puede recuperarse fácilmente. Esta fue la experiencia de la depresión en las principales economías de finales del siglo XIX; En la gran depresión de los años treinta; Y ahora desde 2008.

El crecimiento económico mundial sigue estando muy por debajo de las tasas de tendencia anteriores, el desempleo sigue siendo mayor, y lo peor de todo para el capital, la rentabilidad y la inversión siguen siendo bajos. Al mismo tiempo, el enorme aumento de la deuda (lo que Marx llamó capital ficticio) no ha sido liquidado – de hecho, el auge actual del mercado de valores muestra que más préstamos están alimentando una burbuja especulativa al igual que a principios de 2000. Esta especulación bursátil es un intento desesperado de mantener el valor de los capitales frente a la baja rentabilidad y a la baja inversión en trabajo productivo. No puede durar.

Esta es la naturaleza actual de la “crisis general”, la contradicción entre el impulso por la ganancia y la producción de los bienes y servicios que las personas necesitan para vivir. En esta depresión, el crecimiento del comercio mundial ha caído y el gran período de “globalización” bajo el control militar y político de los Estados Unidos ha terminado. Ahora, con la contracción del comercio y la inversión, las potencias rivales están luchando para mantener la cuota de mercado: Estados Unidos es crecientemente desafiado por Europa, Rusia y por China. Esto contribuye a las divisiones y tensiones políticas crecientes.

HI: ¿Cuáles son los ejes centrales de las principales tendencias geopolíticas de la etapa? ¿Qué fuerza tiene la hipótesis de un retorno de la guerra como forma de resolver las contradicciones acumuladas entre los diferentes polos de acumulación capitalista?

MR: Los ejes centrales de las tensiones geopolíticas en este mundo de depresión y las crecientes fuerzas nacionalistas están entre los Estados Unidos y China, entre Europa y los Estados Unidos. Las áreas de disputa se centran en el Oriente Medio productor de petróleo, donde dictadores mezquinos (Erdogan en Turquía, el Ejército Egipcio) compiten por el poder con los fundamentalistas extraestatales en Irak, Siria y Afganistán. Los EEUU son incapaces de mantener el orden y controlar esto y ahora están conducidos políticamente por un millonario chiflado que no tiene ni idea de lo que está haciendo. En Asia, amenaza a China y luego se sienta con ellos; amenaza a Corea del Norte con un ataque pero luego no hace nada. Todo esto es un síntoma de la crisis económica interminable en las economías avanzadas y la decadencia en la globalización.

En la década de 1930, tensiones similares en la gran depresión condujeron a una guerra mundial entre las potencias imperialistas que controlaban el comercio y la inversión (EEUU y el Reino Unido) y aquellos que querían algo de la “acción” (Alemania y Japón). Pero piénsese que es improbable que se repita en esta depresión. La depresión de la década de 1880 no condujo a la guerra mundial, en parte porque no era una depresión que fuera global y en parte porque el poder hegemónico, el Reino Unido, era lo suficientemente fuerte como para detener la conflagración (aunque sí llegó más tarde en 1914).

Esta vez las apuestas son demasiado altas porque incluso las pequeñas potencias económicas como Pakistán, Israel, Irán y Corea del Norte tienen la opción nuclear. Sólo un loco recurriría ahora a la guerra nuclear para ganar cuota hegemónica de mercado. De momento no tenemos ningún loco absoluto al mando. Más probablemente, otra profunda recesión (que no conduzca a una revuelta obrera significativa y la sustitución del capitalismo por una economía superior) crearía condiciones para un aumento de la rentabilidad y una nueva prórroga de vida para el capitalismo (aunque las rivalidades entre EEUU, China, Rusia y Europa aumentarían). Por lo que no hay crisis permanente en ese sentido.

HI: ¿Hay espacio para una geopolítica desde una perspectiva de clase?

MR: La perspectiva de clase es como siempre desde la época de la Internacional de los Trabajadores de Marx, la perspectiva internacionalista. El desarrollo pleno de las fuerzas productivas, la igualdad entre los pueblos y las naciones, el fin de las divisiones raciales, sexuales y de clases, y la preservación del planeta frente al desastre ambiental, todo requiere el socialismo, es decir, el fin del capitalismo. Y esto sólo puede lograrse internacionalmente.

El socialismo no puede lograrse en un solo país, ni siquiera en los Estados Unidos. Pero la lucha por el socialismo comienza internacionalmente dentro de cada estado-nación. Hay luchas nacionales para acabar con el capitalismo que requieren la solidaridad internacional y la eventual unificación económica y social en el gobierno mundial. Un Estados Unidos de América Latina; un Estados Unidos de Europa; un Estados Unidos de Asia, etc., esa es la perspectiva de clase que anula las aspiraciones nacionalistas.

Traducción del inglés: Hemisferio Izquierdo



* Michael Roberts es economista marxista británico. Ha trabajado como analista económico en la City de Londres durante más de 30 años. Algunos de sus trabajos pueden encontrarse en el blog The next Recession. Ha publicado, entre otros ensayos, The Great recession: a marxist view (2009) y en junio de 2016 su nueva obra La larga depresión. Cómo ocurrió, por qué ocurrió, que ocurrirá a continuación

http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/06/20/marxismo-entrevista-con-el-economista-britanico-michael-roberts/


Antimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Telesur


En Vivo

Muertes en Irak

Iraq Deaths Estimator

Paraguay

Perú

Honduras

Panamá

Archivo

Compartir

Compartir
Libro

Mini Biblioteca

México

Guatemala

Puerto Rico

Turquía

Vistas a la página totales

RT

Colombia

España

Nicaragua

Aclaración

La publicación de este blog es sin fines de lucro, las imagenes que se colocan en las noticias son bajadas de las plataformas de búsqueda de internet, si alguna vez ve en esta pagina una imagen o archivo de su propiedad escribame para removerla de inmediato.

Cuba

Precio del Petróleo