Titulares

lunes, 12 de junio de 2017

Israel dice a los palestinos: “Al-Aqsa ya no es de ustedes”


jonathan-cook.net

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

La cantidad de judíos ultranacionalistas que Israel ha estado permitiendo visitar el complejo de Al-Aqsa ha llegado a cifras récord.

Los líderes palestinos han denunciado nuevos proyectos de construcción que dicen van a reforzar aún más el control de Israel en la ciudad de Jerusalén Oriental ocupada y sus lugares sagrados, incluyendo el agitado sitio de la mezquita de Al-Aqsa.

El plan más elaborado es para la construcción de un teleférico con la intención de llevar a miles de visitantes durante una hora al Muro Occidental y el solar judío de oración emplazado inmediatamente por debajo de al-Haram al-Sharif, un compuesto que contiene la mezquita de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, coronada en oro.

El proyecto de 56 millones de dólares fue presentado en una reunión del gabinete israelí en los túneles debajo del al-Haram al-Sharif. Es la primera vez que el gabinete se ha reunido en la Ciudad Vieja de Jerusalén, que Israel se anexionó en violación de la ley internacional.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu llamó a la reunión en la ubicación provocadora a finales del mes pasado para celebrar el 50 aniversario de la ocupación ilegal de Israel de Jerusalén Este.

Preparando la explosión

Los palestinos, por su parte, han expresado su preocupación creciente de que la intención declarada de Netanyahu de “fortalecer Jerusalén” encubra una política de expulsión de los palestinos y toma el control del complejo de Al-Aqsa. Israel afirma que dos antiguos templos están construidos bajo la mezquita.

El fin de semana Jibril Rajoub, un alto funcionario de la Autoridad Palestina, dijo a la televisión israelí que el Gobierno de Netanyahu tuvo que dejar de tratar el sitio como si estuviera bajo soberanía israelí. “Si desea crear una conmoción, sólo debe decir 'Es nuestro, es nuestro'”, dijo.

Sin embargo, en el mismo programa, sugirió que la AP podría estar de acuerdo con la soberanía israelí sobre el Muro Occidental. La AP apeló la semana pasada al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que tome medidas para proteger a Jerusalén de lo que llamó intentos israelíes de “judaizar” la ciudad.

Las autoridades creen que Israel está tratando de frustrar cualquier esfuerzo futuro de establecimiento de la paz mediante la prevención de que Jerusalén Este se convierta alguna vez en la capital de un estado palestino.

Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, que estuvo en Jerusalén Este como parte de una visita a la región a finales del mes pasado, ha prometido que pronto dará a conocer el “acuerdo definitivo” para poner fin al conflicto palestino-israelí. El pasado jueves firmó un formulario de renuncia, lo que retrasa el movimiento de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, con el argumento de que dañaría las perspectivas de un acuerdo.

"Prácticas ilegales"

Además del teleférico, el Gobierno de Netanyahu anunció un elevador de 14 millones de dólares y un paso subterráneo para facilitar el acceso de las personas con discapacidad y de edad avanzada a la pared occidental, que funciona como muro de contención del complejo del Al-Aqsa y un sitio sagrado para los judíos.

A más largo plazo, Israel espera construir una estación de subterránea, que conecta el sitio con un tren expreso desde Tel Aviv. Netanyahu dijo a sus ministros que los diversos proyectos fortalecerán la relación del pueblo judío con la ciudad.

Estas declaraciones del Gobierno explican las altas cifras de judíos ultranacionalistas que las autoridades israelíes han estado permitiendo acceder al complejo de Al-Aqsa en cantidades récord.

Los palestinos se han quejado de que a los extremistas judíos se les permite rezar en el lugar, en contravención con los acuerdos, y que suponen un peligro porque muchos apoyan la destrucción de Al-Aqsa y la construcción de un templo judío en su lugar.

El mes pasado, el organismo cultural de las Naciones Unidas, la UNESCO, aprobó una resolución reafirmando que Jerusalén Este fue ocupada, y que las “prácticas ilegales” por parte de Israel amenazan sus sitios históricos y culturales.

“Paso a paso Israel encuentra maneras para hacerse cargo de Al-Aqsa”, dijo Khalil Tufakji, geógrafo palestino de Jerusalén y director del departamento de mapeo de Estudios de la Sociedad Árabe, que monitorea la actividad de los colonos. Dijo a Al Jazeera: “Israel está enviando un mensaje a los palestinos y a Jordania [cuyos funcionarios supervisan formalmente el sitio] de que 'Al-Aqsa ya no les pertenece. Podemos entrar y podemos hacer lo que queramos allí’”.

Teleférico para ayudar a los colonos

Se supone que el teleférico, que se finalizará en cuatro años, transportará a unos 3.000 visitantes por hora desde el oeste de Jerusalén hasta una entrada en la antigua muralla próxima a Al-Aqsa. El teleférico pasará directamente sobre viviendas palestinas en el barrio de Jerusalén Oriental de Silwan.

Yariv Levin, el ministro de turismo, lo llamó “proyecto revolucionario” que serviría como “una excepcional atracción turística”. Yonatan Mizrachi, que dirige Emek Shaveh, un grupo de arqueólogos que se oponen al uso indebido del turismo y la arqueología, advirtió de que el teleférico también podría conectarse a un controvertido sitio turístico en Silwan a cargo de una organización de colonos israelíes, Elad.

El complejo de la Ciudad de David, cerca de Al-Aqsa, se ha apoderado de un gran área de Silwan, dañó las casas palestinas de alrededor con excavaciones subterráneas y alentó a un gran número de colonos a moverse al área, respaldados por guardias armados.

“Este es otro elemento de una política israelí de divorciar la Ciudad Vieja de su zona de influencia palestina, haciendo parecer a los visitantes exclusiva de los judíos”, dijo a Al Jazeera. “Se trata de cambiar el carácter de la Ciudad Vieja de forma irreversible”.

Juramento de lealtad de los estudiantes

El proyecto del teleférico, en un principio defendido por el alcalde de Jerusalén Nir Barkat, fue desechado hace dos años después de que la firma francesa que debía construirlo se retirase, tras las advertencias de la cancillería francesa del probable efecto diplomático.

Los esfuerzos de Israel para llevar un mayor número de judíos a la Ciudad Vieja se pusieron de relieve la semana pasada con un nuevo programa de ceremonias en el Muro Occidental patrocinado por el Gobierno.

Un grupo de 300 estudiantes de los EE.UU., Gran Bretaña y Francia se convirtió en el primero en “prometer lealtad al pueblo judío” en el lugar, haciéndose eco de un juramento de lealtad que hicieron en el Muro unos soldados israelíes recién reclutados. En la ceremonia los estudiantes se comprometieron a “forjar una alianza con Jerusalén”.

Tufakji señaló que en la misma sesión del gabinete en la que se aprobaron el teleférico y el elevador se anunciaron planes para aplicar presiones presupuestarias a las escuelas palestinas en Jerusalén Este para obligarlos a cambiarse al plan de estudios israelí.

Esto alarmó a los líderes palestinos, que dicen que el plan de estudios -supervisado ​​por el ministro de Educación Naftali Bennett, un líder de los colonos– borra las conexiones palestinas con Jerusalén y enseña sólo la historia sionista.

“Que Israel tome el control de las escuelas palestinas es muy peligroso”, dijo Tufakji. “Quieren cambiar el pensamiento de los niños y educarlos con la consigna de que Israel tiene derecho natural a Jerusalén”.

Devastar antes de ocupar

También ese fue el mensaje de Netanyahu el 24 de mayo, cuando Israel celebra el “Día de Jerusalén”, una muestra anual de la fuerza de la derecha israelí en Jerusalén Este.

Decenas de miles de ultranacionalistas marcharon por los barrios palestinos, cerca de Al-Aqsa, obligando a los residentes a esconderse y a los comerciantes a cerrar sus tiendas.

En un discurso para marcar la ocasión, Netanyahu dijo que Jerusalén Este había estado “desolada” y “descuidada” antes de que Israel la ocupara. Añadió que el complejo de la mezquita de Al-Aqsa -o lo que él llama el Monte del Templo- siempre “permanecería bajo soberanía israelí”.

Bajo la presión de Israel las autoridades islámicas de Jerusalén se han visto obligadas a permitir el acceso al recinto de la mezquita a los colonos y los judíos ultranacionalistas, respaldados por la policía israelí.

Las cifras israelíes muestran que unos 1.000 judíos entraron en el recinto el Día de Jerusalén, el mayor número en un solo día en décadas. Eso siguió al mayor número anual de visitas de colonos, casi 15.000, en 2016.

Las visitas de los extremistas

Sheikh Azzam Tamimi Khatib, jefe del Waqf, una autoridad islámica a cargo de Al-Aqsa, protestó en una entrevista la semana pasada con el diario Haaretz que los visitantes judíos “no vienen inocentemente como turistas. Son extremistas... Su propósito es fomentar el conflicto".

Añadió que tenían la bendición de las autoridades israelíes. “El Gobierno no está impidiendo que los extremistas hagan ceremonias [rezar] aquí. La policía les anima“.

En abril, durante las vacaciones de Pascua, la policía permitió a los colonos, por primera vez, sacrificar un cordero cerca de Al-Aqsa, como parte de una ceremonia asociada con la construcción de un templo judío donde se erige Al-Aqsa.

Por el contrario, señaló Tamimi, los funcionarios del Waqf tenían regularmente prohibido de entrar en el recinto y los grupos islámicos asociados con Al-Aqsa habían sido declarados ilegales por Israel. La inmensa mayoría de los palestinos ya no puede llegar al sitio debido a las restricciones israelíes de movimiento en la Ribera Occidental y en Gaza.

Encoger las fronteras de la ciudad

Tufakji dijo que Israel estaba tomando cada vez más zonas periféricas de Jerusalén Este -situadas fuera del muro que Israel construyó a través de la ciudad hace más de una década y que estaba muy poblada de palestinos– que ya no forman parte de Jerusalén

“Israel está asustado por el hecho de que Jerusalén Este continúa teniendo una mayoría palestina”, dijo. “El objetivo es 'reducir' la ciudad para que los 140.000 palestinos que viven más allá del muro ya no cuenten”.

Añadió que Israel había tomado el control del 87 por ciento de la tierra de Jerusalén Este. Un plan maestro para 2050 incluye la construcción de un aeropuerto, un ferrocarril y el aumento de las conexiones entre el muro occidental y la principal colonia de colonos judíos en la Ciudad Vieja.

Video con enlace al Congreso

Los proyectos revelados por Netanyahu vienen a raíz de la visita de Trump al Muro Occidental a finales del mes pasado. Trump se convirtió en el primer presidente estadounidense en ejercicio en entrar en la Jerusalén Oriental ocupada.

El primer ministro israelí explotó la visita para socavar la resolución de la UNESCO del mes pasado, diciendo: “Dije a Trump que su visita al Muro Occidental desvanece todas las mentiras de la UNESCO”.

Netanyahu debe participar en una videoconferencia el miércoles de esta semana entre el Parlamento israelí en Jerusalén y el Congreso de Estados Unidos con motivo de la ocupación de Israel de Jerusalén Este. Se espera que Trump o el vicepresidente Mike Pence participen.

Las autoridades israelíes han estado avisando que el evento debe interpretarse como una aprobación tácita de la Casa Blanca de la anexión de Jerusalén Este por parte de Israel hace exactamente 50 años.

El lunes el Senado de Estados Unidos votó 90-0 a favor de la resolución que celebra lo que denominó la “reunificación” de las partes este y oeste de la ciudad en 1967.

Mizrachi dijo “Israel ha llegado al punto en el que cree que puede tratar la Ciudad Vieja y los barrios palestinos de los alrededores como parte de Israel, sin la crítica internacional”.

Casas arrasadas para hacer a plaza

El fin de semana, coincidiendo con el 50 aniversario de la ocupación, Haaretz publicó un relato de lo que ocurrió inmediatamente después de la captura de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Relató que los generales del ejército con rapidez y en secreto demolieron más de 100 casas palestinas para crear la actual amplia plaza de oración judía frente al Muro Occidental.

Muchos miles más palestinos también fueron expulsados ​​de sus hogares cercanos en la Ciudad Vieja para crear su barrio judío.

Uzi Narkiss, el comandante del ejército a cargo de la zona, advirtió a sus funcionarios: “Mejor hacerlo y no hacer preguntas”.


Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a l traductora y Rebelión como fuente de la traducción.




https://www.rebelion.org/noticia.php?id=227785


Antimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Telesur


En Vivo

Muertes en Irak

Iraq Deaths Estimator

Paraguay

Perú

Honduras

Panamá

Archivo

Compartir

Compartir
Libro

Mini Biblioteca

México

Guatemala

Puerto Rico

Turquía

Vistas a la página totales

RT

Colombia

España

Nicaragua

Aclaración

La publicación de este blog es sin fines de lucro, las imagenes que se colocan en las noticias son bajadas de las plataformas de búsqueda de internet, si alguna vez ve en esta pagina una imagen o archivo de su propiedad escribame para removerla de inmediato.

Cuba

Precio del Petróleo