Titulares

jueves, 13 de abril de 2017

Cuestion de principios


Un estudio de los acontecimientos españoles




I

Conviene revisar ideas que consideramos de granito aun­que sólo sea para no discurrir desde el prejuicio, a menos que el prejuicio encierre un valor inequívocamen­te univer­sal, como la armonía o el amor. Porque, por ejemplo, cuan­do en otro tiempo hablábamos de la socie­dad compuesta de ricos, de acomodados y de pobres, sólo pensábamos en el detalle de la opulencia o del desahogo de los primeros, en el pasar de los segundos y en el drama de los terceros, no en la justicia social. Era todavía esa mentalidad que casi ha llegado hasta noso­tros, que conjuga destino y fatalismo en cuya virtud po­breza y enfermedad son efecto de la volun­tad divina.

Es lo que tienen las religiones intolerantes y las dictaduras: allanan traumáticamente primero la mente y luego, poco a poco, despaciosamente, la van perfilando con su doctrina o con su ideología para terminar cince­lando una nueva mentalidad. Método propio de las teocracias y de los despotismos, y al fin, de las sociedades primitivas. Pues las sociedades primitivas se caracterizan por la unani­midad to­tal. En la Edad Media, por ejemplo, parece que la sociedad haya sido casi unánime: todos, desde el príncipe al siervo o al prelado, compartían las mismas creencias y tenían una idéntica concepción del mundo y de la existencia. Hasta que la cultura del Renacimiento abrió a la sociedad los ojos.

En efecto, la mentalidad encierra un conjunto de principios rectores más allá de los políticos: desde el re­vol­tijo de preceptos religiosos o la nómina de valores éti­cos, hasta el principio único que los resume a todos: "que tu pen­samiento y tu conducta puedan servir de ejemplo univer­sal", e incluso el principio odioso que repudia todo principio.

Mentalidad es un modo de pensar y de vivir de una per­sona, de un grupo, de un pueblo, de una comunidad o de una civilización. Su principal característica es la de ser co­mún a los miembros del grupo y el lazo más resistente que une al individuo con el grupo. Por ello, cuando en el seno de cualquiera de esas colectividades se constatan grandes di­vergencias, es posible inferir de ellas que esa sociedad se halla en vías de escisión o de transformación. 

Otro rasgo de la mentalidad es su extrema estabilidad. No podemos cambiar de mentalidad a voluntad. Nos puede obligar a actos contrarios a nuestras convicciones, impo­ner­nos una conducta o hacernos manifestar simula­cros de una creencia. Pero no nos pueden imponer la creencia, puesto que la creencia es un hecho involuntario (relativa­mente). Ro­binson Crusoe pudo vivir veintiocho años en su isla de­sierta, pero su mentalidad no sufrió va­riación alguna y nunca dejó de poseer las creencias, los pensamientos y las preocupaciones del inglés medio de aquella época. Ni el ale­jamiento ni el exilio bastan para cambiar la mentalidad, ni siquiera al cabo de varias gene­raciones. Prueba de la so­lidez de una mentalidad es que hasta la "muerte de Dios" na­die discurría sin él y menos hacía público su descrei­miento.

Pero una mentalidad puede ser debilitada o sofocada por los horrores de una guerra perdida, por las represalias una vez terminada y luego por la opresión continuada; e in­clu­so, si pasa mucho tiempo, forjar otra que regresa a épocas precedentes en las que se encuentran las raíces de la pro­pie­dad y del poder, para justificar el estatuto de ambos y justifi­car de paso a quienes detentan la una y el otro. 

Y esto es lo que sucedió, ha sucedido y está sucediendo en España. Decía que la mentalidad no cambia si no pau­latina­mente y con el paso de mucho tiempo cifrado en si­glos gra­cias ordinariamente a los inventos y descubrimientos. Sin em­bargo, precisamente el vértigo impreso en la sociedad ac­tual por el fortísimo impacto de las tecnologías y la co­mu­nicación, por un lado, y el paso casi subitáneo del ri­gor y el autoritarismo de una dictadura a una teórica to­lerancia estructural que brindó el ensayo de democracia, por otro, pueden forzar cambios de mentalidad en un plazo conside­rablemente inferior a los habidos hasta hace un siglo. E in­cluso repartirlo en distintas mentalidades más o menos coin­cidentes o entrecruzadas con ideolo­gías. Y siempre la religión, a la luz o en la sombra, inter­viniendo, interpo­nién­dose, frenando u obstruyendo los procesos del cambio en una sociedad a pesar de todo po­co evolucionada, como la es­pañola.

Pues bien, el franquismo impuso una mentalidad para per­durar, y en parte lo consiguió. Pues, una vez desapa­re­cido y con él las adherencias y la corteza de su ideario, que­daron la pulpa o la semilla. Por ello, en una primera fa­se de la nueva era en España, aun a regañadientes pero por ob­vias razones prácticas, sus herederos contemporizan con el socialismo revisado y recién incorporado al marco político, pues necesitaban de esa mentalidad para ahormar la demo­cracia, para causar buena im­pre­sión al mundo, para com­ple­tar el marco, para contribuir al desa­rrollo de la vida polí­tica e incluso para impulsarla... 

Un so­cialismo, por cierto, que consiente la transición en los tér­minos facturados por un ministro del dictador y seis per­so­najes más llamados padres de la Constitución pero que fueron elegidos por él y que, tras las iniciales so­flamas pro­pias de su ideo­logía republica­na, poco a poco con los años va relegando y luego abandonan­do. Un socialismo que, tras menos de dos dece­nios (1996), moralmente debili­tado, permite la privatización de las ener­gías básicas y más tarde (2008) se une al mismo proceso priva­tizador, con los consi­guientes y nefastos efec­tos en las clases populares y las posteriores ca­nonjías para sus políticos retirados de la vida institucional a cuenta de la misma privatización. Para, al cabo de las cua­tro dé­cadas que llevamos hasta hoy, termi­nar prácticamente ab­ducido por el neoliberalismo de­vasta­dor en Europa, y en España, también por el espíritu neofran­quista renuente a la abrogación o enmienda de la Constitución, al referén­dum sobre la forma de Estado, a la reforma de la ley electo­ral y de la ley hipotecaria, etc, etc. Todo pusilani­midad res­pon­diendo, no a la flexibi­lidad que exige a me­nudo la política y el compromiso, sino a un aleja­miento paulatino y grave de los parámetros de democracia de mínimos para una socie­dad más justa e igualitaria recogi­dos en sus postu­lados.

Así es que tras cuarenta años conviviendo ambas menta­li­dades, la neofranquista y la socialdemócrata, aun en opo­si­ción terminan convergiendo en materias graves. También en el concierto de la Europa Comunitaria. De ahí que siga protegida en España la monarquía, de ahí que sigan las Ba­ses, de ahí que siga el Concordato, de ahí que sigan las ma­niobras para que prevalezca lo confesio­nal de la religión so­bre lo laico, de ahí que siga con fuerza el poder religioso de los obispos, de ahí que siga una ley hipotecaria la­mentable, de ahí que siga tal cual una Constitución que hu­biera po­dido aprobar en el último tramo de su vida hasta el propio dictador... 


Jaime Richart, Antropólogo y jurista.
https://www.rebelion.org/noticia.php?id=225293

Antimperialista publicó esta noticia siguiendo la regla de creative commons. Si usted no desea que su artículo aparezca en este blog escríbame para retirarlo de Inmediato

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Telesur


En Vivo

Muertes en Irak

Iraq Deaths Estimator

Paraguay

Perú

Honduras

Panamá

Archivo

Compartir

Compartir
Libro

Mini Biblioteca

México

Guatemala

Puerto Rico

Turquía

Vistas a la página totales

RT

Colombia

España

Nicaragua

Aclaración

La publicación de este blog es sin fines de lucro, las imagenes que se colocan en las noticias son bajadas de las plataformas de búsqueda de internet, si alguna vez ve en esta pagina una imagen o archivo de su propiedad escribame para removerla de inmediato.

Cuba

Precio del Petróleo